LA IGLESIA DE CHIHUAHUA
¿QUÉ HACER ANTE EL TRISTE PANORAMA ELECTORAL?
¡¡Salir a votar!!
Notidiócesis, 26 de Abril de 2016. Se acerca el tiempo de las elecciones en muchos estados de este país. Será la ocasión de renovar los poderes, como dicen por allí, y ya aparecen los candidatos con sus acostumbrados discursos en los que prometen el oro y el moro. Como dice el dicho: "Prometer no empobrece, dar es lo que aniquila".

Apenas ahora es cuando reflexionamos sobre la labor de quienes están por terminar su periodo de gobierno, y nos ponemos a pensar que si hubiéramos sabido cómo ejercerían el poder, nunca hubiéramos votado por ellos. Lástima que el "hubiera" no existe. Sin embargo, no es hora de lamentarse sino de concienzudamente reflexionar sobre las veces que hemos votado por alguien o algunos que luego defraudaron nuestras esperanzas, para no caer una y otra vez en el mismo juego de "yo prometo y cuando llego al poder me olvido de todas mis promesas, que al cabo ya estando allí no hay quien me quite y además difícilmente me podrán pedir cuentas de lo mal hecho o de lo mal administrado".

De algo nos tienen que servir las frustraciones que una y otra vez hemos vivido, para hacernos más reflexivos e interesados por conocer la persona y propuestas de aquellos  que elegimos  para que nos gobiernen. Tal vez algunos no volverán, pero muchos otros brincarán de un puesto a otro y dejarán de nuevo un buen o mal recuerdo, como el que dejaron en su o sus anteriores desempeños. En la mayoría de los casos vale el dicho de "genio y figura..."

Nos debe interesar la historia personal de cada candidato, sus capacidades y preparación para el cargo que pretende ocupar; su experiencia anterior, quién lo impulsa, quiénes lo rodean porque: "Dime con quién andas...".

Y esto es muy importante: Qué fama tiene el partido que postula a tal o tales candidatos; qué compromisos lleva consigo una candidatura, pues luego el ganador habrá de elegir colaboradores o proveedores. Dejará impunes las faltas o los delitos de los que dejaron el poder. Y aquí es donde no hallamos a dónde voltear: todos o casi todos los partidos tienen historias negras qué contar, algunos más que otros. Historias de corrupción descarada, de enriquecimientos  inimaginables, de complicidades increíbles, de desvergüenza y cinismo.

Gobernadores que endeudaron a sus Estados por 30 o más años, que hicieron toda clase de trampas para obtener dinero sin que se sepa en qué lo gastaron y que, para vergüenza nuestra, son otros países los que descubren esos malos manejos. Obras públicas que sólo sirvieron para empeorar las cosas, es decir, estuvieron malhechas y obviamente a costa del erario público y a costos altísimos, y cuyos responsables -o más bien irresponsables- no rinden cuentas por sus malas obras sino que, por lo contrario, ahora gozan de los "moches" que se embolsaron por ello.

Es típico el caso del gobernador de Veracruz, al que se le han descubierto múltiples propiedades en varias ciudades del país, de España y EUA. Estado riquísimo en todo sentido, pero donde los habitantes viven en el terror por el crimen organizado, el cual se ha infiltrado en las fuerzas policiacas. Una Universidad que no ha recibido dinero de la federación ni del gobierno estatal en años y que sólo ha recibido promesas. Unos proveedores a los que no se ha pagado en todo el período de gobierno y, como dijo don Teofilito, ni se les pagará... Y todo ello sin que haya siquiera una investigación judicial en contra del funcionario, porque periodísticas ha habido varias con nefastas consecuencias para sus autores.

Indudablemente que cuando fue candidato nunca dijo cuáles eran sus intenciones, sino que habló de desarrollar a su Estado, de dar seguridad y bienestar a sus gobernados y llevarlos a mayor prosperidad.

¿Cuántos como ése tenemos en este país? ¿Y a cuántos volveremos  a darles nuestro voto porque nos regalaron una despensa o una cachucha?

No cabe duda que el mejor soporte para malos gobiernos son unos ciudadanos poco informados e indiferentes ante el acontecer político de su país. ¡Hay que salir a votar! Debemos informarnos, debemos interesarnos y debemos participar para tener un país que nos enorgullezca para dejar a nuestros hijos un futuro mejor.

Exijamos a todos los candidatos de todos los partidos que cumplan con esa propuesta que ojalá se convierta en ley, la "3de3": su declaración patrimonial, de impuestos y de interés, para saber con qué llegaron y no nos cuenten después que son inmensamente ricos porque los heredaron sus abuelitos.

-Comisión Diocesana de Pastoral Social.

Nos debe interesar la historia personal de cada candidato, sus capacidades y preparación para el cargo que pretende ocupar; su experiencia anterior, quién lo impulsa, quiénes lo rodean porque: "Dime con quién andas...".