Inicio »
"AMARÉ SIRVIENDO, SERVIRÉ EVANGELIZANDO":
DISCÍPULAS DE JESÚS BUEN PASTOR
Con la llegada del Sr. Arzobispo Constancio Miranda Weckmann como Metropolitano de Chihuahua, arribó también una nueva Congregación religiosa a la Arquidiócesis: las Discípulas de Jesús Buen Pastor (DJBP), Instituto religioso nacido en Chiapas en 1992.

Las religiosas que a partir de entonces y a la fecha han arribado tanto a la ciudad episcopal como a Cd. Delicias, donde también cuentan con una casa, han sabido ganarse el corazón de los fieles e incluso ya algunas vocaciones 'nativas'.

¿Quiénes son estas pequeñas para el mundo pero inmensamente grandes a los ojos del Señor? Ellas mismas nos lo dicen:


Fundadores de la Congregación: el P. Salvador Valadez Fuentes, la Madre Silvia López Pérez y el Sr. Arzobispo Felipe Aguirre Franco
 
Breve historia de la Congregación
Las Discípulas de Jesús Buen Pastor nacieron bajo el impulso del Espíritu Santo en la entonces Diócesis de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, el 10 de mayo 1992. Dios Padre que en su Hijo Jesucristo, por medio del Espíritu Santo, sigue llevando a cabo su proyecto de salvación en cada tiempo y lugar, hizo surgir esta obra ante la apremiante necesidad de agentes que colaborasen en el Ministerio Pastoral Diocesano.

Sensibles a las mociones del Espíritu Santo, los fundadores de este Instituto Religioso: el Sr. Arzobispo Felipe Aguirre Franco, la Reverenda Madre Silvia López Pérez y el Pbro. Dr. Salvador Valadez Fuentes -que aún se encuentran entre nosotros-, experimentaron el llamado de Dios y, habiendo discernido a la luz de la fe los signos de los tiempos, las diversas necesidades y circunstancias históricas específicas, así como la propia historia vocacional, entendieron y se dispusieron a colaborar unidos como instrumentos de Dios en esta obra que es actualmente de derecho diocesano.

De esta "trilogía en relación", Felipe-Silvia-Salvador, el Espíritu Santo hizo surgir el ideal evangélico de la nueva familia religiosa: AMAR-SERVIR-EVANGELIZAR, a ejemplo de Jesús Buen Pastor, desde el ideal y el carisma personal de cada uno, conjugándolo en uno solo:

-AMAR: "Ser amor para mi Amor, amando a todos en mi Amor" (Hna. Silvia).
-SERVIR: "Serviré a mis hermanos a ejemplo de Jesús" (P. Salvador).
-EVANGELIZAR: "Todo para ganarlos a todos para Cristo y para su Reino" (Mons. Aguirre).
Carisma
A semejanza del ideal evangélico de la Congregación, el carisma consiste en: "Amar, Servir, Evangelizar a ejemplo de Jesús Buen Pastor".

Así como el Buen Pastor libremente ha dado su vida por los demás en obediencia al Padre, con una especial predilección por los más necesitados, las Discípulas también están llamadas a adquirir los rasgos misericordiosos del Buen Pastor, hasta dar la vida en la cruz en la búsqueda de la oveja más necesitada, para curarla, sanarla, guiarla, alimentarla.

Espiritualidad
Seguir a Jesús Buen Pastor, permaneciendo con Él como fieles discípulas suyas, Amando, Sirviendo y Evangelizando:

— Desde su ser de mujeres consagradas: "Tenemos a María, nuestra Madre, como modelo de vida, por ser la primera discípula que supo dar su sí a Dios".
— Como Discípulas: Estando a los pies del Señor, amándole y dejándose amar por Él. Por ello el nombre "Discípulas de Jesús Buen Pastor", el cual quiere significar la esencia de su identidad, "pues ante todo nos sabemos Discípulas de Jesús, pero a la vez nos experimentamos enviadas por Él a hacerlo presente como Buen Pastor, amando, sirviendo y evangelizando a nuestros hermanos". ¿Dónde? En todo el mundo: "Nos sabemos enviadas al mundo para anunciar en él, desde la Iglesia, la Buena Nueva del Reino".
Es a través de la profesión de votos públicos que las Discípulas quedan consagradas a Dios para vivir su propio seguimiento de Cristo en y desde este Instituto religioso que tiene como especiales patronos a Nuestra Señora de la Evangelización, San José y San Pablo.

La sacristía de la Catedral Metropolitana es objeto del más esmerado cuidado.

Apostolado
Su tarea fundamental es la Pastoral Diocesana, según la praxis Pastoral de Jesús, modelo absoluto de todo Ministerio Pastoral; es decir, su campo de misión está en cada parroquia, impulsando las diferentes pastorales como pueden ser la pastoral social, profética, litúrgica, familiar, la catequesis, los jóvenes, la pastoral vocacional, entre otras.

Específicamente colaboran con el Obispo del lugar, ante quien pronuncian un cuarto voto de amor y obediencia incondicional; "de ese modo vivimos nuestro amor a la Iglesia al comprometernos a colaborar en el trabajo de cada diócesis", expresan.

También es propio de su labor:

— Desgastar su vida animando al sacerdote diocesano en su vocación a la santidad, con su oración y apoyo en las diversas actividades parroquiales.
— Impulsar la formación y promoción de agentes laicos de pastoral, animando algunos centros de formación para que, con una mejor preparación, lleguen a formar a otros como líderes en la Iglesia.
— Promover la dignidad de la mujer y su participación en la misión evangelizadora de la Iglesia, conscientes de que su papel es importante para la transformación del mundo de hoy.
No obstante ser una Congregación muy joven, 24 años de vida, hoy están presentes en: Guerrero, Jalisco, Yucatán, Oaxaca, Chihuahua, Cd. de México, Toluca y Chiapas; también en Cuba, Charleston (E.U.A.) y Roma (Italia).

En la Arquidiócesis de Chihuahua cuentan con dos casas, la primera establecida en 2010 y la segunda en 2012, y muy diversos apostolados. Las religiosas que se encuentran en la capital atienden la sacristía de la Catedral Metropolitana, la oficina parroquial y auxilian en las oficinas de la Curia en la recepción y en la Economía diocesana; en tanto que las religiosas de Delicias apoyan en la pastoral parroquial del Santuario de Guadalupe.


La Hna. Sayda y la Madre Lupita
 
Discípulas de Jesús Buen Pastor: Amar-Servir-Evangelizar.
Formación
Son cuatro las etapas de formación por las que toda Discípula ha de transitar en su camino a la consagración total y plena en la profesión de votos perpetuos.

Aspirantado: Acompañamiento y discernimiento vocacional (interno y externo).
Postulantado: Formación cristiana-humana-vocacional.
Noviciado: Intensa experiencia con Dios
Juniorado (Juniorado menor y Juniorado mayor): Formación filosófica-teológica-pastoral.
Votos perpetuos: Formación Permanente especializada en diversas áreas.
La casa de formación está ubicada en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.


La Hermana Eysmad y la Hermana Sayda
 
La casa de la Catedral de Chihuahua, lleva por nombre "Amor de Jesús", y esta integrada por la Madre Superiora, la Hna. María Guadalupe Avendaño Velázquez, quien pertenece a la congregación desde el 11 de mayo de 2003, la Hna. Sayda María Hernández Hernández quien ingresó el 15de mayo de 2011, la Hna. Rosa Cristina Hernández Pérez, quien pertenece a las discípulas de Jesús Buen Pastor desde el 21 de abril de 2013 y la Hermana Eysmad Hernández López quien ingresó a la congregación el 17 de abril de 2016 y recién hizo sus votos temporales.