CATEDRAL, JOYA DEL BARROCO
LAS PORTADAS LATERALES DE LA CATEDRAL DE CHIHUAHUA

Portada lateral oriente.
 
Las puertas laterales están enmarcadas con fachadas de dos cuerpos y tres calles. Las columnas del primer cuerpo se ornamentan con grandes hojas y volutas de tallos, el resto de los fustes es acanalado, y los capiteles son corintios.


Portada lateral poniente.
 
En el segundo cuerpo semejan balaustras que se angostan desde la mitad del fuste para tomar una forma bulbosa con estrías y contra estrías en movimiento. Presenta un nicho central con pilastras cariátides y una arquivolta de vegetación enmarcando la escultura, los entrepaños se cubren con hojas y tallos que hacen volutas simétricas en un eje central. El remate es un rol de trabajadas molduras que se enroscan en los extremos.


Portada poniente y portada de la antesacristía.
 
La portada de la antesacristía y la portada lateral poniente (que mira hacia la calle Libertad) fueron hechas entre 1727 y 1730. En 1734 ya existían completas las dos portadas laterales y seguramente también las portadas interiores (de la sacristía y de la Sala del Tesoro, hoy Sala de Ángeles) y el lavabo de la sacristía que tiene características iconográficas y formales en común con las portadas antes mencionadas.


Detalle del segundo cuerpo de la portada oriente.
 
En todas estas obras es evidente el deseo de cubrir todas las superficies con relieves, entre los cuales se encuentran motivos vegetales en los frisos, columnas y peanas. En las portadas laterales se advierte el gusto de Joseph de la Cruz de componer en profundidad, sobreponiendo unos elementos a otros.


Detalle del segundo cuerpo de la portada poniente.
 
Esta ilusión de profundidad se observa en el segundo cuerpo de las portadas laterales donde el nicho central parece sobrepuesto a la filigrana de follaje a su alrededor y hasta su peana cuelga sobre la base del cuerpo. A su vez, el fondo de follaje enmarcado por columnas, parece sobrepuesto a la parte exterior con su marco curvilíneo, mientras el copete, coronado por la figura de San Miguel en la puerta poniente y San Gabriel en la puerta oriente, parece pertenecer a un plano todavía más profundo.


Portada interior de la Sala del Tesoro (hoy Sala de Ángeles)
 

Lavabo de la sacristía.
 
Finalmente, todas estas portadas, interiores como exteriores, y el lavabo, están coronadas por un copete que parece surgir del interior del marco del remate, brotando como fuente desde su centro y liberándose en el aire, como para desafiar la arquitectura y la gravedad. Este sentido de crecimiento y clímax hacia arriba se confirma viendo estas portadas de perfil. Los remates rebasan el plano imaginario establecido por los apoyos de sus cuerpos inferiores. Además de las semejanzas estructurales y compositivas de estas obras, es claro que la manera de trabajar los detalles es igual en todas, como se puede ver en el follaje de las pilastras de las portadas exteriores y a los lados de las puertas interiores y en el arco del lavabo. Es decir se trata aquí de un mismo equipo de canteros.

Vale la pena hacer notar también que estas portadas, exteriores e interiores, y el lavabo, están emparentadas por su iconografía. Se repiten ciertos elementos, como los amorcillos que salen del follaje, los cuales también se encuentran en las claves de las ventanas de la sacristía y de las capillas de los cubos de las torres, y las cariátides (figuras femeninas esculpidas con función de columna o pilastra) que no iban a aparecer en la portada principal.

ICONOGRAFÍA DE LAS PORTADAS LATERALES

¿Quién como Dios? reza en latín la poderosa voz del arcángel San Miguel.
 
El remate de la portada poniente está coronado con la figura de San Miguel, claramente identificado con la inscripción “Quit ut Deus”. ¿Quién como Dios? reza en latín la poderosa voz del arcángel San Miguel.


Santiago apóstol preside el nicho central.
 
El santo del nicho superior de esta misma portada es Santiago el Mayor, con sus conchas y báculo. En el nicho inferior izquierdo, viendo la portada de frente está san Benito en su hábito y con el cuervo que le llevaba alimento; mientras el santo del otro nicho, joven, imberbe y con un libro abierto en la mano, no se puede identificar con certeza, aunque por el atuendo parecería apóstol ( ¿San Juan?).

En la clave del arco de la puerta, se ve a San José de pie y sosteniendo al Niño, y arriba, en una media concha, la figura de Dios Padre.


En la clave San José con el niño Dios, y arriba cubierto con una media concha, el Padre eterno.
 
La fachada oriente remata con la figura de un ángel, probablemente San Gabriel, pues se encuentra en un area dedicada a la Virgen María.


San Gabriel
 
La puerta oriental tiene en su nicho central una figura, otra vez joven, imberbe y con un libro abierto en la mano. Se ve también el resto de un asta que debe haber sostenido con la mano derecha. Este detalle hace pensar que podría tratarse de la figura de San Felipe Apóstol con su atributo del bastón que acaba en cruz.


San Felipe, patrono de la villa San Felipe el Real de Chihuahua
 
En los nichos de las calles laterales, al parecer dos santos marianos, San Bernardo y santo Domingo de Guzmán.


San Bernardo y santo Domingo de Guzmán.
 
En la clave de la puerta está una imagen de la Virgen del Rosario coronada, con el Niño a su izquierda y el Espíritu Santo en forma de paloma.


Clave de la portada oriente. Ntra. Sra. del Rosario con el Niño y arriba el Espíritu Santo en forma de paloma.
 

Bargellini, Clara. (1984). “La Catedral de Chihuahua”. UNAM.
Video: "Catedral de Chihuahua: joya del barroco" del padre Dizán Vazquez